el aire II cd

La agrupación peruana El Aire acaba de lanzar su cuarta producción de estudio, titulada II. La discografía cuenta además con el disco en vivo All Night Wrong, el de rarezas K’uku y el de versiones Pacífico.

II es un disco que viene esperando su salida desde finales de los noventas y es la continuación oficial de su aclamada primera placa, considerada por la crítica como el mejor disco de rock peruano de dicha década.

El disco ha sido producido por la misma banda y fue grabado y mezclado en los estudios Dragón Verde Producciones por Eddie Plenge y El Aire. La masterización fue hecha por Mario Breuer en Buenos Aires, Argentina. La impecable edición física corrió por cuenta del sello A Tutiplén. El arte es de Pablo Goto y las fotografías son de Héctor Delgado y Leyla Stefany Velasco.

Como es sabido, la banda está liderada por el carismático José Javier Castro (voz principal, guitarra y mellotrón), pero además la conforman otros músicos experimentados que también son pilares esenciales en esta aventura sónica. Estamos hablando de Camilo Uriarte (guitarras eléctricas, acústicas, mandolina, piano y coros), Jorge Ramírez (batería, bombo andino, cajón y coros), Juan Francisco Ortega (Bajo eléctrico, fretless y piano) y Fernando Mora (guitarras eléctricas, acústicas, saxofón y coros).

Aún tengo fresco el recuerdo que convirtió el sábado 12 de diciembre del 2015 en una fecha difícil de olvidar. El Aire hacía su primera presentación en Arequipa. Los que estuvimos presentes pudimos disfrutar de un concierto épico, donde la banda tocó durante tres horas sus discos El Aire, V y II. Este último presentado en exclusiva, ya que para ese entonces sólo existía en una maqueta inconclusa y de sonido desastroso editada por la desaparecida revista Caleta en el año 2002.

Los que acudimos a dicha cita fuimos testigos de un concierto intenso, en el que la banda entregó hasta su último suspiro en aquel escenario mistiano. La noche avanzaba, se convertía en madrugada y el público se mantenía escéptico de que la banda pudiese concluir los tres discos (casi) al hilo. Pero así lo hizo y los que vivimos esa velada histórica les agradecimos como si fuéramos un estadio lleno de almas.

Aquella vez pude por primera vez apreciar el verdadero poderío de El Aire, que ya era considerado un mito, no sólo por sus canciones sino por sus potentes directos. A pesar que disfruté plenamente de sus clásicos temas, la vedette de la noche eran aquellas doce canciones que conformaban su, por entonces, aún inédita placa II.

Hoy en día ya contamos con este hermoso trabajo discográfico en las manos y la verdad es que el resultado es sorprendente, no sólo por la esmerada producción y la pulcra edición física, sino porque II es de aquellos discos que te atrapa desde la primera escucha y te hace sentir que disfrutas mucho lo que estás oyendo. Yo diría que estamos ante un nuevo clásico instantáneo del rock hecho en Perú, un justo y merecido sucesor de aquel primer álbum con el que se hicieron inmortales a nuestros oídos.

El disco inicia con “Agujero Blanco”, una extensa canción de casi nueve minutos que posee una base repetitiva dominada por ruidosas guitarras que derrochan mucha genialidad. Tiene más cercanía al noise rock, aunque el shoegaze no deja de estar presente, sobre todo por el efecto envolvente y la voz espectral. Resulta curioso que, a pesar de ser una canción extensa, pueda disfrutarse en su totalidad sin reparo alguno. Todo esto gracias al deslumbrante efecto espacial que generan tanto sus guitarras como esa batería aporreada con mucho ímpetu y el bajo marcando el pulso con mucha precisión y maestría. Si lo que la banda quería lograr era embarcarnos en un viaje emocionante, con esta canción lo han logrado magistralmente.

Luego nos encontramos con “Antes Que…”, en la que la línea cambia enormemente con respecto al anterior tema. Aquí El Aire entrega una canción en una onda más pop rock cargado de nostalgia. Nuevamente cada uno de los miembros vuelve a lucirse en sus partes, mostrando así una gran versatilidad al momento de interpretar. Las partes de guitarra y bajo son perfectas, la batería vuelve a mostrar la misma eficacia y la voz de JJ sale desde el fondo con mucho sentimiento y nostalgia.

El disco continúa con “¡Muero! Gritó Un Dios Enfermo…”, una canción que transmite bastante fortaleza y agresividad, digna sucesora de anteriores temas como “Libertad” y “Rodeo”. Aquí la banda sale directamente a destruir todo lo que encuentre a su paso, con una descarga contundente de puro rock and roll sucio y melódico a la vez. Estos son los temas que hacen de El Aire una banda digna del más brutal pogo.

Las explosiones rockeras continúan brotando con total sinceridad. Ahora es el turno de “Restos De La Vida”. Aquí la agrupación muestra una vena más punk rocker, sin dejar de lado las buenas melodías de guitarra, aquellas que avanzan decididas a hacerte volar la cabeza. A pesar de su brevedad y sencillez, se transforma en un golpe contundente que aumenta su fortaleza como banda.

“Árbol Réquiem” es la canción que tenemos a continuación, la más extensa de II. Esta es una pieza lenta, densa y extremadamente melancólica, que en sus más de once minutos, deja en claro el por qué El Aire es considerada una de las mejores bandas del rock peruano de los últimos veinte años. Aquí elaboran una melodía que va repitiéndose in crescendo y sobre la cual se plasman expresivos solos de guitarras que se funden con el resto de los instrumentos en un incansable lamento, que hacia los minutos finales llega hacia su punto máximo de expresión dejando devastado todo a su alrededor. Soberbio tema de principio a fin.

Como para bajar las revoluciones y emociones, llega “Luz de Ti”, una bella balada de aires andinos que nos robará más de un suspiro. Esta canción cuenta con una estructura dominada por su delicada y nostálgica melodía, hermosamente adornada por algunos instrumentos tradicionales que ayudan a que la canción se deslice sobre nuestros oídos con mucha suavidad. Es posible sentir el aire frío de los andes acariciando nuestro rostro. Difícil no enamorarse de esta canción. Ya había sido presentada a finales del año pasado como un adelanto de lo que se venía, y acompañada de un video donde podíamos ver a la banda tocando en algún lugar de nuestra maravillosa sierra peruana.

“A Patria O Muerte” vuelve a encender nuestra hoguera con una brutal descarga de punk rock, acelerada, directa y aplastante. Nos resultará difícil no emparentarla con aquel himno del primer disco llamado “Libertad”, ya que posee la misma fuerza arrolladora, aunque debo reconocer que esta canción suena más contundente gracias al ímpetu que le pone la banda para que todo suene con bastante punche y sinceridad.

El Aire vuelve a abrirse camino en el espectro musical con “(Los Políticos) Sólo Quieren Bailar”, tema que cuenta con un contagiante inicio de inspiración funky, aunque luego se desaten las descargas noise guitarreras a tope, mientras JJ y compañía se despachan con una fuerte crítica hacia nuestros corruptos políticos. Este tema fue el último en presentarse como adelanto a comienzos del mes de abril, tres días antes de conmemorar los 24 años del autogolpe de Fujimori, un hecho que marcó el inicio de una era donde se vivió la peor corrupción en la historia del Perú, motivo por el cual la canción cobra mayor relevancia.

“Ah! La Vía Crucis” empieza con el sonido de un acogedor piano que al final tiene poco que ver con la canción, ya que a continuación se desarrolla una estupenda canción con mucha influencia del rock glam de los setentas, algo de Bowie por ahí, otro tanto de los New York Dolls, en un avance perfecto y con los mejores punteos de guitarra que haya escuchado en muchos años en el rock peruano. Debo confesar que esta canción se ha vuelto una de mis favoritas. Me gusta mucho ese shock que transmite, aunque debo reconocer que el final me corta bruscamente la inspiración, pero por lo demás, una gran canción.

Seguimos con las buenas canciones. Esta vez se abre camino “Decirle Hola, Capitán Bryce…”, la cual cuenta con una versión previa en el disco uno del triple Noiculoveer. En esta ocasión el tema mantiene su línea acústica y también esa calidez que irradia su melodía, además de ser prácticamente una versión de banda completa, con mayores arreglos y sonido mejorado. La sensación pacífica que transmite es también uno de los pilares de ese mágico momento que ofrece.

“Entrópica (Con Las Alas Quebradas)” vuelve al vaivén de guitarras sumamente melódicas que endulzan el sonido de dicho tema, llenando de frescura el último tramo del disco.

Inmediatamente después se abre camino “Lobo Marino”, tal vez el tema más arriesgado del álbum, ya que la banda incluye arreglos propios del tondero y de la música criolla en general, logrando una fusión poco común tanto en su discografía como en el rock peruano en general. De esta brota una melodía triste, mientras la letra expresa el eterno dolor de la lucha entre el hombre y la naturaleza; un lamento en clave de protesta ecologista que cierra el disco y te deja pensando en todo el daño que hemos causado a este planeta.

Se ha incluido como bonus track una versión de “Luz De Ti”, del año 2007, grabada por la formación que El Aire tenía en aquellos años, la cual incluye apacibles arreglos de didgeridoo y moseño, así como una mayor presencia de guitarras acústicas y otros instrumentos de cuerda. Una bella versión, que sin duda alguna, no merecía quedar fuera.

El Aire ya no es la misma banda de los noventas, pero esta nueva formación (que ya lleva varios años en realidad), ha sabido capturar de manera brillante todo el espíritu del sonido original. II suena a los noventas, se respiran los mismos aires de rebeldía, siguen con la misma fuerza, la misma originalidad, el mismo eclecticismo y virtuosismo a la hora de componer y estructurar cada una de sus piezas musicales. Nos encontramos nuevamente ante un disco variado, digno sucesor de aquella magnífica obra debut que la banda diera vida hace veinte años.

Este nuevo trabajo no hace más que confirmar la importancia de El Aire, no sólo como ejecutores de una increíble música, sino como referencia del rock peruano e influencia para las nuevas generaciones de músicos que crecieron y crecerán escuchándolos.



Save

Save

¿Quieres dejar un comentario?

comentarios hasta el momento

(Visited 290 times, 1 visits today)