Tourista Colores Paganos

La agrupación peruana Tourista ha lanzado su esperada segunda producción que lleva por nombre Colores Paganos, un disco que ha sido anunciado con bombos y platillos y cuyo proceso de grabación y producción les ha tomado cerca de 3 años.

La placa cuenta con trece canciones que toman como base el indie pop para fusionarlo con diversos estilos e instrumentos de la música popular actual y tradicional. La producción, además de la banda, estuvo a cargo de Cristián Heyne y Javier Rodríguez, dos experimentados productores que han trabajado en el sonido de diferentes artistas del pop latinoamericano actual.

El proceso de mezcla lo llevó a cabo Ignacio Soto, en Estudios Triana (Santiago, Chile) y por Paula Peña y Javier Rodríguez en los estudios Arbol Naranja (Bogotá, Colombia). La grabación se hizo en los estudios E.O.G., Dragón Verde, Genko Labs (Lima, Perú) y Estudios Triana (Santiago, Chile).

En cuanto a la masterización, estuvo a cargo de Camilo Silva en Camilo F. Silva Mastering (Chia, Colombia).

Con respecto al arte de portada y el diseño del empaque, tenemos un digipack de tres cuerpos con un bonito acabado donde resalta una variedad de colores utilizados sobre fondo negro, además de un poster con la misma imagen de la portada que en la parte posterior lleva las letras de las canciones, algo que se ha puesto muy de moda últimamente. Toda esta excelente presentación ha sido realizada por Xomatok.

Algo que no se puede negar es que esta agrupación formada por Rui Pereira (voz y guitarra), Genko (guitarra, bajo, teclados, sintetizadores y coros) y Sandro Labenita (batería), ha trabajado duramente para poder entregar un disco a la altura de cualquier lanzamiento internacional y que además los pone un paso adelante en la escena peruana.

No cabe duda que este es un trabajo muy bien logrado y se respeta el profesionalismo que han alcanzado para trabajar en una producción exigente como esta, que de seguro brillará incluso en el panorama indie latinoamericano.

Debo confesar que Tourista es una banda que no llamó mucho mi atención con su primer lanzamiento, el EP Déficit De Atención, que a pesar de contar con melodías pegajosas y de ser alabados por la prensa musical peruana, a mis oídos sonaban bastante superficiales, más que todo sentía ese gusto por querer sonar fresones a propósito para gustar y captar la atención de aquellos que en el año 2012 vivían buscando bandas peruanas con sonido indie.

Hoy en día el indie se ha masificado en el Perú, con algunos buenos actos y otros para el olvido, y he quedado sorprendido con la nueva ruta que ha tomado el sonido de esta banda, fusionando de manera sublime el indie pop actual con diferentes arreglos y ritmos que van desde la música latinoamericana hasta lo andino y afroperuano, paseándose con una versatilidad envidiable por todo el espectro musical y logrando un disco sólido donde cada corte es una verdadera pieza de arte.

“Colores Paganos”, canción por canción

El disco arranca con “Un Ratón”, tema que posee un riff inicial de guitarra a lo “London Calling”, aunque algo más acelerado y que luego se desenvuelve trayendo consigo una maraña de guitarras y sintetizadores pausados, acompañados por una perfecta batería que se vuelve interesante sobre todo por los cambios de ritmo. Esta canción es un buen preámbulo de lo que nos espera.

A continuación llega “Brasil” trayendo consigo una batería sincopada, acertados arreglos de guitarra y sintetizador que elevan la frescura de esta canción. Algunas percusiones y los variados cambios de ritmo continúan con frenetismo y algarabía. No puedo dejar de despegarme de las líneas de guitarra adornadas por unos sintetizadores que aportan la cuota electrónica, entregando una canción bien bailable y empiladora.

La excelente “Select y Start” entrega una atmósfera de ensueño envuelta en una estructura electroacústica que te hará suspirar. La sensación de tranquilidad que transmite se ve aumentada por esas guitarras con delay y ciertos aires andinos en su estructura. La melodía es toda una belleza, así como los delicados arreglos instrumentales que van impecablemente unidos a la voz casi susurrante. Después de escucharla, uno comprende inmediatamente por qué fue elegida como segundo single del disco.

Llega el turno de “Cortar Fresas”, canción que presenta una línea más ligera y delicada; el primer bajón del disco diría yo, ya que no mantiene esa energía presentada en los tres primeros tracks. Y no solo es pérdida de fuerza, ya que también considero que se logró un resultado inferior, superficial e insípido.

En “Tormenta Solar” recuperan rápidamente el terreno perdido en la canción anterior. Aquí nos muestran una elegante fusión de pop electrónico y música afro-peruana bastante convincente. Quien podría imaginar que el cajón peruano le vendría tan bien a los sintetizadores, pero es cierto, ambos se mezclan de manera imponente logrando una amalgama de sonidos muy coloridos.

“Gato por Liebre” fue la canción elegida como primer single y la que abrió nuestros oídos hacia el nuevo sonido de Tourista. Aquí vuelve el cajón peruano a deleitarnos en una estructura más elaborada que la anterior, con muchos sintetizadores espaciales y mágicos punteos de guitarra. Totalmente nostálgica y ensoñadora, uno de los momentos cumbre de este hermoso disco.

Llegamos a la mitad del álbum, esta vez con “Campo”, un corte pausado y con muchos elementos del dream pop a lo Beach House. Al inicio, resulta curioso el uso de esa secuencia de batería electrónica que parece extraída de un viejo casiotone, aquel con el que aprendemos a tocar teclado de niños. Me recuerda mucho a mi niñez, me trae mucha nostalgia. De igual manera la entrada con el teclado y luego el punteo de guitarra son un verdadero orgasmo en los oídos. En general, una canción impresionante, muy emotiva y de excelentes melodías.

En “Los Expulsados”, sin dejar de ser una buena canción, la fórmula ya se hace un poco repetitiva y hasta densa. Se siente un esfuerzo por mantener la línea y eso hace que uno se canse. Aunque no se puede desmerecer el buen trabajo de musicalización que hay detrás de esta. En todo caso, con adelantar de canción el problema acaba.

Explotar Contigo” levanta los ánimos perdidos y devuelve el interés en una interesante fusión de pop electrónico, guitarras de punteos robóticos y reggaetón ¿?… pues sí, la línea de batería simula perfectamente a la de este género, mientras las guitarras y sintetizadores se encargan de hacernos bailar con sus melodías cósmicas. Es un gran tema con el cual de seguro no dejarás de moverte, otro de los puntos cumbres del disco.

.

Llegamos al track número diez: “Malabrigo” es una hermosa canción de guitarras acústicas y cajón peruano. Lo gratificante aquí es esa estupenda fusión de folk y electrónica en dosis ligeras, dos elementos que en combinación con la cálida melodía demuestran ser lo suficientemente intensos como para hacerte suspirar más de una vez. Otro tema de sutil belleza que demuestra lo bien que ha trabajado Tourista para causar impacto con cada una de sus armonías.

El Sistema” vuelve a repetir fórmulas anteriores, algo que felizmente no pasa con el tema final titulado “Caminito”, donde la banda vuelve a sorprender con una impecable melodía de guitarras acústicas y melodía nostálgica. Aquí la electrónica se deja de lado casi por completo y solo aparece en dosis bastante sutiles, casi imperceptibles. Los arreglos de piano, percusiones, los coros y la voz vuelven a complementarse para deslumbrar en su avance. Con esta canción se pone un buen punto final al disco Colores Paganos.

La edición física trae un tema más, titulado “Anestesia Para Gatos”, que en realidad no era necesario incluir ya que las doce anteriores canciones se complementan tan bien que este termina sonando como de relleno.

Que no nos quede la menor duda que este es un disco que de seguro ocupará los primeros lugares en las listas de fin de año. Tourista ha demostrado que cuando se trabaja duro y parejo, cuidando todos los detalles de sonido y producción, se pueden lograr grandes resultados. Una gran lección para muchas bandas nacionales que piensan que las cosas son tan fáciles como presentar un mamarracho y esperar que los difundan.

La banda ha puesto la valla alta, pero además, este disco debería servir de incentivo para que otras agrupaciones aprendan a trabajar mejor sus producciones para salir adelante y lograr que la escena del rock independiente hecho en Perú se consolide. Colores Paganos es un disco de escucha obligatoria para todos aquellos que gusten del rock peruano.


¿Quieres dejar un comentario?

comentarios hasta el momento

(Visited 555 times, 1 visits today)