Boletín Muki Records

Suscríbete GRATIS y recibirás en tu correo las noticias, novedades y ofertas de nuestro web.
Tu Email
Tu Nombre [Your Name]
Tu Apellido [Your Last Name]
Tu Idioma
Secure and Spam free...

Carcasse - Natasha Luna - Portada-min

La cantautora limeña Natasha Luna lanzó a comienzos del año pasado su tercera producción musical titulada Carcasse. Se trata de un disco de canciones fascinantes, donde la melancolía y la locura conviven en un paisaje oscuro lleno de sonoridades densas, minimalistas y de espíritu sombrío.

Fue producido y editado en físico por la misma Natasha Luna, quien años anteriores hizo toda una campaña por internet para recaudar fondos, lo cual no funcionó como se esperaba. Ese ha de ser el principal motivo por el cual entre N (su anterior disco) y este nuevo elepé hay una brecha de siete largos años, aunque gracias al esfuerzo de la artista, el disco por fin vio la luz.

En el arte de portada vemos una fotografía en blanco y negro de una fantasmal Natasha Luna, posicionada de espaldas y dentro de una tina. La poca iluminación logra recrear un ambiente frío e intimista, que refleja adecuadamente el contenido.

Así mismo, el libreto interior está plagado de hermosas fotos con la misma temática oscura, todo cortesía de la fotógrafa Beatriz Torres. También hay que destacar que este disco cuenta con una presentación impecable llevada a cabo por Illary Alencastre en la dirección artística.

Tres discos forman la discografía de esta gran cantautora, quien también es profesora de filosofía en la Pontificia Universidad Católica del Perú. Los dos primeros álbumes, Emilio (2005) y N (2008), tenían como base una instrumentación más “contemporánea” por llamarle de alguna manera, manteniendo esa atmósfera sombría que prácticamente es el sello personal de la música de Natasha.

Para este nuevo disco, Luna ha prescindido de usar algunos instrumentos convencionales, para dar paso a aquellos propios de la concrete musique como cello, viola, violín, fagot, clarinete, guitarra, percusión y (como no) piano. Esto le brinda a las canciones un sonido de aires clásicos, así como una atmósfera lúgubre y penetrante.

Además, los temas poseen una fuerte carga emocional tanto en sus melodías como en sus líricas; hasta me atrevería a decir que este es el disco más fuerte, denso y arriesgado en lo que va de su carrera musical.

“Preludio Minaccioso” abre el disco con una tétrica melodía compuesta por dos notas disonantes que nos dan una bienvenida poco amigable a este mundo íntimo con líneas como “You’re not invited to this trip”.

“Rotkäppchen Meint Es Böse” es un paisaje desolado por sus particulares sonoridades que se repiten una y otra vez hasta asfixiarnos. Es también la historia de la caperucita vista desde una perspectiva donde ella odia a la humanidad y ama a su amigo el lobo, con quien finalmente se queda. Al final hay un pequeño pasaje instrumental donde los instrumentos de cuerda parecen llorar con desesperación.

 

“The Day Naima Decided To Kill The French” sigue mostrándo esa temática desoladora de anteriores melodías, aunque aquí escuchamos algo más de guitarras, sintetizadores y hasta pequeños samples de grabaciones de campo. La voz de Natasha avanza a través de la canción como una declamación de la miseria, aunque manteniendo ese espíritu fuerte e imponente.

A continuación “…” se encarga de aumentar la dosis de melancolía con una interpretación bastante conmovedora, tanto por parte de la instrumentación como por la correcta interpretación vocal; ese tono expresivo y casi susurrante de la voz es verdaderamente emocionante. Una bella canción sin duda. Una de las joyas del disco.

“Three Violas Hanging From My Waist And A Meddling Basson” es un extraño instrumental donde las violas toman el protagonismo, entregando sonoridades disonantes, muchas veces inconexas, que llenan nuestro ambiente, otra vez, de un aire lúgubre y sobrio.

“Rhinocéros Et Dissonantia” posee un bello arpegio de piano inicial y que luego se desenvuelve en una canción en la que nuevamente reinan disonancias placenteras. A pesar de ser una buena canción, tiende a volverse un poco tediosa hacia la mitad, donde toda melodía se basa en una sola nota de piano que se repite de manera incansable, para luego cobrar un sentido trágico, y luego volver a sumergirse en minimalismo puro.

“Phantom Of The Night” posee una melodía lo suficientemente siniestra como para causar escalofríos, aunque la voz de Natasha vuelve a sedar nuestros sentidos con una interpretación casi susurrante y perturbadora.

Natasha Luna

Natasha Luna. [Foto: Golpetierra].

El breve intermedio de piano “Le Silence Du Loup” abre paso a “Naima, The Sunken Dreams”, un nuevo instrumental de corte impresionista que nos recordará bastante a la música de antiguas películas de terror de los años 20, aquellas donde los sobresaltos de terror dependían tanto de una espantosa imagen como de una buena banda sonora incidental.

Llegando casi al final del disco aparece “Until We Rot”, una canción donde la oscuridad es belleza plena. Aquí, el piano avanza lentamente mientras Luna nos canta la historia de dos amantes que renuncian a todo lo cotidiano para vivir en el amor hasta la muerte.

“L’étrangere Au Grand Coeur” muestra un lado más grandilocuente, con una instrumentación más compleja, unas melodías más punzantes, dejando un poco de lado la tragedia. Nuevamente una interpretación impecable que ataca nuestros sentidos con su murmurante voz.

Cerramos el disco con la espeluznante “Lullaby To Dream”, en la que Luna hace las veces de niñera psicópata, cantando una terrorífica canción propia de las mentes más perturbadoras. Algunos efectos de sonido y melodías de piano alimentan más la sensación de pánico. Aparecen algunos sintetizadores que no ayudan a mejorar la falta de aire y continúa una interminable melodía que parece desangrar lentamente la canción.

Cazar Truenos – Programa No 152 (05-03-2015) – Entrevista con Natasha Luna by Cazar Truenos on Mixcloud

 

¿Alguien tuvo la sensación de estar soñando una pesadilla interminable? Eso es exactamente lo que sentí al escuchar esta intensa obra sonora. Creo que su belleza precisamente radica en todas esas sensaciones chocantes que provoca. Resulta interesante cómo Natasha nos quita a propósito la sonrisa del rostro, advirtiéndonos que esto no es para nosotros y terminando por dominar nuestras emociones a su regalado gusto, sin dejarnos respiro alguno.

Toda esa fuerza, esa sensación de vacío, de locura, de tristeza, de cinismo, de miedo, de pánico; y a la vez, de belleza, de sorpresa, de impresionarnos con su ímpetu, su genialidad y su grandilocuencia. Todo esto y muchos más calificativos, hacen de Carcasse una joya. De aquellos discos que brillan por ser únicos y por demostrar que no necesitan seguir corrientes para sonar grandes.

Hoy me quito el sombrero por el Carcasse de Natasha Luna. Sin dudar, uno de los mejores discos nacionales del año 2015.


¿Quieres dejar un comentario?

comentarios hasta el momento

Suscríbete al Boletín Muki Records

Suscríbete GRATIS y recibirás en tu correo las noticias, novedades y ofertas de nuestro web.
Tu Email
Tu Nombre [Your Name]
Tu Apellido [Your Last Name]
Tu Idioma